La perfecta taza de té

La perfecta taza de té

Sin ser tan estrictos como en el rito de la ceremonia del té de Japón o China, para la preparación del té en nuestros países debemos seguir unas cuantas indicaciones.

Aquí en España, solemos preparar el té en una taza/tisanera o en una tetera. En cualquiera de los dos casos conviene calentar el recipiente antes de preparar el té, así se mantiene caliente durante más tiempo a la vez que si ponemos las hojas de té en el colador y lo ponemos dentro de la tetera/tisanera, se van abriendo poco a poco con el vapor.

Pero empezamos desde el principio.

El té. Como es de esperar, cuanto mejor sea el té que vamos a probar, mejor. Si lo compramos a granel, recomendamos unos 2-3 gramos por taza.

El agua. Primero es aconsejable que se tome la infusión con agua mineral, para que no haya nada que pueda distorsionar su sabor. Y lo segundo es la temperatura del agua. Aquí vamos a encontrar la primera “dificultad” si lo queremos preparar bien. El agua nunca debe de haber hervido antes de verterlo sobre el té. Dependiendo del tipo de té que vamos a preparar la temperatura es diferente. Blanco(75-85ºC), Verde(70-80ºC), Oolong(75-95ºC dependiendo del grado de oxidación), Negro y Rojo(95ºC)

El tiempo. El tiempo de infusión, difiere mucho en cada tipo de té además del gusto del consumidor. Para una idea generalizada, los tiempos de infusión son: Blanco (4-6min), Verde (1-2min), Oolong (2-4min y se puede reinfusionar), Negro (3 min) y Rojo (1-5min dependiendo de la intensidad que busquemos y se puede reinfusionar). Si nos pasamos de los tiempos, especialmente en el verde, el té empezará a soltar taninos y eso se traduce en amargura y  astringencia en taza.

Una vez pasado el tiempo de infusión, tendríamos que quitar el colador que contiene las hojas de té, así podemos disfrutar de una infusión igual de rica cuando lleguemos a la segunda taza!!

Té Frío

El té frío y el cold brew de café están hechos de la misma manera. En maceración. Y al hacerlo en agua fría desde el principio no tienen nada de teína o cafeína.

Para preparar un buen té frío tenemos que tener el té/infusión, el agua y una jarra, preferiblemente con colador.

Empezamos. Nosotras utilizamos una botella de agua de 1,5 litros. Añadimos el té o infusión a la botella, aproximadamente un centimetro al fondo de la botella. La llenamos con agua y la agitamos un poquito.

Después la colocamos en la nevera unas 8-12h. Pasado este tiempo, colamos el té a la jarra desde la que lo serviremos. Si queremos endulzarlo hay dos formas. Bien poner hojas de Stevia en la infusión desde el principio o añadir azúcar al final. En el caso del azúcar, dilúyelo en un poco de agua caliente antes de añadirlo a la jarra.

El té frío durará unos 3 dias en la nevera!!

 

Para disfrutar de una exquisita taza de té influye también la correcta conservación (en lugares frescos y oscuros, alejados de aromas penetrantes) y el cariño que uno pone al prepararlo y servirlo.